Ayuntamientos 2.0

HISTORIA DE ALBERITE

Aunque el topónimo Alberite proceda, según historiadores y lingüistas de la palabra árabe Al-bareid, indicando, por tanto, que su partida de nacimiento es posterior al año 711, numerosos vestigios arqueológicos encontrados en su término municipal manifiestan un poblamiento de esta zona privilegiada del valle del Iregua muy anterior.

Los restos más antiguos son tres monolitos antropomorfos muy esquemáticos que representaban un guerrero y dos mujeres que se hallaron e la zona de las bodegas en 1900 y que podrían pertenecer al II milenio a.c. En los años cincuenta del pasado siglo todavía se conservaba uno en la llamada caseta de Luís Maria, junto a la era de la Cooperativa.

En el término de la Pasada, carretera de Albelda, hubo un poblado celtibérico que pudo prolongar su vida hasta época romana con una cronología comprendida entre los siglos IV a.c. y II d.c. En dicho yacimiento se han recogido muestras de cerámica celtibérica pintada con motivos geométricos en color negro y rojo que recuerdan la cerámica numantina y cerámica sigilada de época romana.

En los parajes de la Garnacha y La Corte han aparecido numerosos restos de cerámica, vidrio y metales y algunas estructuras de piedra que hacen sospechar la existencia de ricas villas tardorromanas que serían destruidas en los siglos IV y V por los bagaudas, azote del valle del Ebro.

Es probable que en la Garnacha, situada a la vera de la vía romana que discurría entre Varea y Numancia, aparecieran las dos magnificas estelas funerarias; la de Iulia Tibura y la de Oppia Meducena, ésta última en paradero desconocido. La Estela de Iulia Tibura , restaurada por el Gobierno de La Rioja, se encuentra en la sala de exposiciones del edificio que alberga nuestro colegio publico Avelina Cortázar. Este monumento histórico se puede visitar consultando previamente con el colegio en el teléfono 941 436 955 o en www.colegioalberite.es . Tiene una forma rectangular acabada en semicírculo, adornada con una corona de laurel que inscribe un sol y debajo símbolos lunares y gallos, además de una espléndida inscripción en letra capital romana del siglo I d.c. en la que hay una dedicatoria de Iulio Natreo a su hija Iulia fallecida a los trece años.

Desde la caída del Imperio romano hasta el siglo X, es decir durante el periodo visigótico y primeros siglos de Al-Andalus, hay un vacío arqueológico y documental, pero que no nos impide pensar en la persistencia de población en la zona, como lo atestiguan las viviendas rupestres o eremitorios de San Bartolomé y Albelda. Es probable que Alberite en su ubicación actual fuera fundada o refundada por los musulmanes como se desprende del propio nombre de origen árabe.

Será a partir del siglo X cuando las referencias a Alberite abunden en los documentos del reino de Pamplona y Nájera y posteriormente en la del reino de Castilla.

Cuando en 923 la Rioja Alta caiga en manos de Sancho Garcés de Pamplona, Alberite estará vinculado al pequeño reino de Viguera y posteriormente al Monasterio de San Martín de Albelda. Hacia el año 950 el monje Gotescalco en su viaje de peregrinación a Compostela se desvió al Monasterio de San Martín y siguiendo la vieja calzada romana de Varea a Numancia, pasó por Alberite.

El año 1056 la reina Estefanía, viuda del rey García el de Nájera, dejó en su testamento a su hija Urraca los poblados de Alberite, Lardero y Mucrones. De este mismo año hay un documento que hace referencia a un señor de Alberite, llamado Iñigo Sánchez y posteriormente se citan en 1064 y 1074 a los señores Fotún Ximenez y Lope Ennecones como testigos en donaciones hechas por el rey Sancho IV el de Peñalén, hermano de Urraca. Todos estos personajes citados podrían ser los alcaides del castillo de Alberite.

En 1076 después de la muerte violenta del rey Sancho IV en Peñalén, La Rioja fue ocupada por Alfonso VI de Castilla y León.

En 1092 el Cid, enemigo del conde García Ordóñez, Alférez del rey Alfonso VI y esposo de Urraca, realizó una incursión por tierras riojanas en la que destruyó los poblados de Logroño y Alberite. Tres años más tarde el propio rey, estando en Campo Jerumi en Alberite y a instancias del conde, concedió a los habitantes de Logroño su famoso fuero.

Desde finales del siglo XIII y comienzos del XIV se conocen varios documentos relativos a las adquisiciones que condujeron a que el concejo de Logroño se hiciese con el señorío de Alberite. El año 1298 el rey Fernando IV aprueba la venta del castillo de Alberite propiedad de Dª Teresa Vélez de Guevara, al concejo de Logroño, con sus términos y collazos y más tarde sus sobrinos Urraca y Juan Corbarán vendieron otros collazos en 1310. Años después sabemos que Juan Alfonso de Haro, señor de Cameros, había invertido dinero en la reconstrucción de la Torre, posiblemente la actual llamada de doña Urraca, y que más tarde su hijo Diego López de Haro vendió a Logroño.

Habrá que esperar hasta el siglo XVI y siguientes para poder encontrar de nuevo el hilo de la historia, que por ahora duerme inédita en los archivos municipales que todavía conservan una rica documentación.

Como último hecho reseñable es la independencia de Alberite de la ciudad de Logroño conseguida el año 1664, aprovechando un momento favorable, como las dificultades hacendísticas de la monarquía que necesitaba urgentemente dinero y la intermediación de D. Andrés de Villarán, secretario de hacienda de su Majestad y descendiente de Alberite por su madre. Los vecinos de Alberite nombraron a este personaje alcalde por los hijosdalgo en 1655 y respecto a dicho asunto hay una carta del rey Felipe IV a su funcionario en la que le insta a elegir otra persona para dicho oficio, porque no podía prescindir de sus servicios en la Corte. No fue fácil la empresa, porque Logroño pujó fuerte, pero al fin Alberite logró su objetivo de convertirse en villa, previo pago de 5000 ducados, realizado en varios plazos. Fue D. Diego Sáenz de Medrano, alcalde ordinario de la villa, cuyo escudo de armas luce en la casona de Rafael Ponce de León en la Plaza de España, el encargado de trasladar el dinero a Madrid.

Autor: Julián Ruiz Navarro Pérez.

Gobierno de La Rioja | Agencia del Conocimiento y la Tecnolog�a Agencia del Conocimiento y la TecnologíaGobierno de La Rioja

Gobierno de La Rioja

Valid XHTML 1.1 �CSS V�lido! TAW. Nivel A. WCAG 1.0 WAI